IAB News

Ad blocker lovers: cómo disuadirlos

Cuando la reconquista fracasa y hay un núcleo duro de usuarios que ama los ad blockers por sobre cualquier muestra de amabilidad, eficacia y transparencia de la industria publicitaria, es hora de tomar medidas de disuasión.

 

4 pasos  deben caracterizar este proceso para que las acciones sean graduales eficaces:

 

  • Detectar cuando un visitante emplea ad blockers para iniciar una conversación con él.
  • Explicar al usuario el valor del avisaje, y su rol en la existencia de contenidos gratuitos.
  • Pedir un cambio de comportamiento para mantener un intercambio equitativo
  • Levantar restricciones o limitar acceso en respuesta a la elección del usuario.

 

Acciones, ventajas y riesgos

 

No hay una fórmula mágica para acabar con el daño que estas herramientas causan a la industria publicitaria y editorial, pero sí varias alternativas que bien aplicadas en el contexto de cada empresa y su respectivo target pueden contribuir notablemente a que los usuarios más resistentes cambien de actitud, como lo explica “IAB Tech Lab Publisher Ad Blocking Primer ”:

 

Advertir y educar sobre el impacto de los ad blockers y los costos que tiene su empleo es la medida más simple. Conlleva pocos riesgos, pero tiene un efecto muy limitado en el comportamiento de los usuarios.

 

Denegar el acceso a los usuarios que tengan habilitado un ad blockers se ubica en el otro extremo: es una acción extremadamente drástica que muestra explícitamente  el valor de la publicidad en el acceso a contenidos gratuitos, a la vez que devalúa los Ad blockers.

 

Sus consecuencias son también mucho más severas, pues ocasiona la migración de usuarios a otros sitios y disminuye los contenidos que se comparten, con la consiguiente caída de la web en el posicionamiento de los buscadores.

 

Restringir la experiencia del usuario está justo a mitad de camino, aunque conlleva altos costos de implementación y administración. Por ejemplo, es posible ofrecer al usuario la visualización gratuita de los 30 primeros segundos de un vídeo o el despliegue de un número reducido de artículos.

 

Mostrar el contenido de este modo tiene la gran ventaja de retener a la audiencia, pero encierra el riesgo de que los usuarios satisfagan sus necesidades y su curiosidad sólo con la versión limitada de la experiencia.

 

También se puede optar por cobrar a los visitantes, mediante sistemas de suscripciones o muros de pago como los implementados por periódicos tradicionales. Esta vía garantiza a los medios un financiamiento básico, aunque no se equipara con los ingresos publicitarios.

 

Tiene el plus de incrementar la percepción de valor de los contenidos, al tiempo que causa ruido si es compartido a otros usuarios.

 

La reinserción de avisos es atractiva también, pues a través de alternativas técnicas como cambiar las urls publicitarias, los medios reivindican el valor de su inventario y mantienen la gratuidad de sus contenidos.

 

Claro que es un aliciente para que los ad blockers se perfeccionen, sin contar con el daño a la imagen de la marca que pueden causar los defensores de los derechos de los usuarios.

 

Otra opción es recompensar a los visitantes con vidas extras en juegos, con regalos o directamente con parte de las ganancias del avisaje.

 

Esta fórmula genera un círculo virtuoso entre redes de avisadores que pueden compartir información de usuarios y su localización, pero en su versión negativa incentiva el fraude y devalúa las visualizaciones.

 

Pagar a las compañías de ad blockers es lo peor que podemos hacer, pues equivale a financiar el fortalecimiento de esta tecnología y a disminuir las creatividades de la industria publicitaria.

 

Pronto se transforma además en una alternativa inviable, porque los usuarios se molestan con los anuncios de estas “listas blancas” y migran a otros ad blockers más estrictos.

 

Calidad y exclusividad

 

Camila está decidida a cultivar finas hierbas en la terraza de su departamento. Tiene 35 años, es diseñadora y su afición es la cocina, así que para cumplir este sueño su primera acción es abrir su computador y teclear  “cómo construir un vivero en casa”.

 

El buscador arroja 417 mil resultados en una fracción de segundos. Luego de navegar un rato, encuentra el canal de un verdadero experto, que le regala 30 maravillosos segundos antes de advertirle con un light box que para ver el resto del vídeo tiene que deshabilitar su ad blockers.

 

Suspira, lo piensa y ¡lo quiere! No hay vuelta atrás: prefiere ver el anuncio a perderse el resto de la lección. El contenido lo vale, está segura.

 

Artículos Consultados:

 

http://www.iabeurope.eu/blog/a-deal-to-for-publishers-to-engage-users-on-ad-blocking/

 

http://www.iab.com/wp-content/uploads/2016/03/IABTechLab_Publisher_AdBlocking_Primer.pdf