IAB News

La Era de la Desinformación Automática

Estamos en la era de la información, pero también en las manos de “redes de desinformación”. Hoy en día, los robots creadores de contenidos, o BOTS, difunden información entre otras cosas. Algunas de ellas reales, y otras simplemente falsas.

Según Kristian Hammond, cofundador de Narrative Science, para el año 2027 el 90% de las noticias que leamos serán generadas por algoritmos. Y esto no es malo per sé, de hecho, es una forma de optimizar el trabajo. El problema se genera cuando las miles de cuentas bots se utilizan para manipular la opinión pública y polarizar la conversación en torno a temas polémicos.

Como todo en la vida, existen bots buenos, y bots malos. Entre los buenos podemos encontrar los útiles chatbots o rastreadores web; entre los “malos”, aquellos que buscan vulnerabilidades informáticas, fallos en sistemas o que llenan nuestro inbox de spam. En Redes Sociales los bots aparecen como cuentas de Twitter automatizadas, usuarios falsos de Facebook, Youtube e Instagram, chatbots en Tinder o Snapchat.

Lamentablemente, en el curso de los últimos años, los bots “malos” han demostrado ser una herramienta efectiva para manipular la conversación e impactar incluso en resultados políticos. Se ha demostrado que han influido en el referendum del Brexit, en manipular a los votantes de las elecciones en Francia, Alemania, México y en Estados Unidos el 2016.

Y bueno, ¿qué tienen que decir las Redes Sociales sobre los bots? Si lo pensamos, los bots no son los culpables ya que son el último eslabón. Debieran ser las propias redes sociales las que regularan y dispusieran de recursos para detectar este tipo de cuentas falsas y bloquearlas.

Twitter, de la mano de su CEO Jack Dorsey, ha pedido ayuda a los propios usuarios para poder hacer frente a los bots (que se cree son más del 15% de las cuentas de la red social), la desinformación y la polarización, de forma que se pueda mejorar el nivel de conversación en la plataforma.

¿Cuál es el desafío en torno a los bots? 

Lo ocurrido el mes de marzo en Chile en relación al proyecto de gobierno “Admisión Justa” y los cientos de tweets con el mismo mensaje de apoyo a la iniciativa, nos hace preguntarnos quienes son realmente los que promueven la difusión de contenido usando bots. ¿La agencia que trabaja la estrategia digital o simplemente partidarios de la normativa que se pusieron de acuerdo para publicar un mensaje idéntico? No lo sabemos aún.

Lo que sí sabemos es que el uso de bots está aumentando, que son efectivos para manipular la opinión en torno a políticas públicas, campañas publicitarias, noticias o mensajes y que nunca serán una buena práctica.

Afectan tremendamente la reputación de marca de quien los usa y vulnera por completo la confianza que las personas depositan en políticos, figuras públicas, marcas o empresas.

El desafío es educar a la comunidad en torno a las fake news, y a desarrollar herramientas que reconozcan tanto perfiles falsos y automatizados de bots como a sitios web de baja credibilidad. Finalmente, los que creamos la tecnología seguimos siendo humanos, ¿no?